RECUERDA EL CONTENIDO COMPLETO DE LA EDICION No 6 Y No 5 SOLO LO ENCUENTRAS EN LA REVISTA  IMPRESA NO EN INTERNET

  LA REVISTA MAS IMPORTANTE DE MEDELLIN Y TODO COLOMBIA ESPECIALIZADA EN QUINCEAÑERAS Y FIESTAS INFANTILES

   
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

VER DIRECTORIO  COMPLETO DE EMPRESAS RECOMENDADAS

 

EL TRAJE DE GRADUACION

La noche de graduación se acerca y nos preparamos con anticipación, meses antes, para lograr que esa noche sea la mejor noche posible y lucir como mejor podamos…

Es el día para exhibir todo nuestro lado más glamoroso, debido a que, siendo una ocasión muy especial, nos dedicamos con entusiasmo a mostrar elegancia en esa noche de fantasía

Por esta y muchas razones más, hemos querido dedicar esta columna a todas aquellas personas que con mucho esfuerzo logran graduarse.

No hay nada más merecido, que una maravillosa noche de graduación…

Por ser un día tan especial en tu vida debes sentirte y verte realmente bien por eso debes procurar seleccionar que tipo de atuendo vas a usar en tu grado. Recuerda que ese día llevas una toga puesta y que lo que se ve de tu vestimenta es la parte inferior por lo que debes verificar como se ven pantalones, trajes largos o trajes cortos a través de la toga. También debes prestar atención al color del traje y de las medias a llevar de manera que todo esté acorde a la toga.

No olvides que después del acto es la recepción en donde tú eres la protagonista por lo que debes estar absolutamente encantadora, así que selecciona el vestuario de ese día siguiendo estos consejos.

Elegir un vestido adecuado para la graduación a veces se torna una tarea complicada, además se corre el riesgo de llegar "uniformada" al evento, así que debes ser cuidadosa para elegir tu vestido. La temporada tiene una gran gama de vestidos largos de noche, sin mangas y con distintos estilos y colores ya sean en tafetan, poliéster/poli seda y rayón/poliéster. Son los strapples, bustiers y vestidos sin maga con largos que cubren hasta el tobillo, lo que mas vemos en esta temporada, claro que tú debes elegir el corte que mas favorezca a tu estatura y complexión

Cómo escoger el vestido de grado? ...

 

. Los colores que tenemos esta temporada son el rosa en distintas tonalidades, el coral, el fucsia, amarillo oro, lila, azul claro, naranja turquesa y por supuesto los infalibles blanco y negro, todos ellos en colores lisos y algunos con estampados muy discretos o acabados en pedrería con trabajos muy finos y delicados ya que la edad en la que generalmente una chica se gradúa solo requiere de un toque muy sutil para resaltar su belleza natural. Las zapatos son de pulsera o alguna de temporada realmente hay una gran gama para elegir con un toque fresco y de colores que combinen con el vestido y resalten tu figura. El peinado deberá ser muy sencillo, con nada de complicaciones que te aumenten la edad o te hagan lucir artificial, los peinados para una graduación y el maquillaje son ahora muy naturales pero siempre con gran estilo.

Toda Estudiante en su mente la idea de su graduación con  una gran fiesta y  con un vestido espectacular que la haga lucir radiante y ¡perfecta! Sin embargo, no todas tenemos el cuerpo de maniquí que vemos en las pasarelas , donde todo está en su justo lugar, y requerimos de un diseño que destaque lo mejor de nuestra figura pero que también disimule los defectos que ni con la dieta más severa se logran resolver.

S i se está preguntando cómo escoger el   Vestido  que mas se   amolde a su figura, no busque más. Hemos encontrado sugerencias de cómo encontrar su mejor imagen para el gran día

Encuentra tu estilo En esta sección te iremos ofreciendo diferentes opciones para que escojas cuál es el estilo que te gustaría para tu traje y para tu grado en general, desde un "look" victoriano a un vestido vanguardista

Poco a poco iremos incorporando nuevas ideas.

Agradecemos también cualquier opción que quieras hacernos. Puedes enviar tu opinión, sugerencia o idea al siguiente buzón: info@virtualfiestas.com

En cualquier caso, y en primer lugar, te recomendamos que a la hora de escoger tu vestido , no olvides lo siguiente:

Consulta muchas revistas, webs y visita muchas tiendas.

Tienes que estar informada de todas las opciones que existen, de cuáles son las últimas tendencias y dónde puedes obtener los mejores precios. En esta sección te ofreceremos sugerencias y a través de nuestro directorio de productos y servicios podrás contactar con tiendas especializadas.

Inicia el proceso de búsqueda con todo el tiempo que puedas de antelación.

Puedes encontrar lo que quieres a la primera o puedes tardar meses. Tienes que contar con el tiempo de fabricación o arreglos y tener en cuenta las vacaciones si te pillan por medio

Pruébate muchos modelos,

No te puedes imaginar la cantidad de graduadas que se han sorprendido al probarse un traje que habían rechazado desde un principio.

Ve con alguien de tu confianza, tu madre, una amiga, tu hermana.

Podrá verte desde más ángulos, conoce tu carácter y tu estilo habitual, te animará a probarte cosas que no te atreves y al final te ayudará a elegir el mejor vestido.

No te conformes con cualquier vestido, es tu día más especial, y seguro que si sigues buscando encontrarás el traje de tus sueños.

Antes de elegir tu Vestido   debes tomar en cuenta:

1. Las características de la fiesta como formalidad, hora, época del año y lugar del evento.

2.  El presupuesto con el que cuentas

3. El tiempo con el que cuentas para comprarlo. Lo ideal es comenzar a buscarlo seis meses antes de la fiesta

4. Al elegir la tela recuerda que los brillos, aplicaciones, encajes y transparencias sirven para destacar; mientras que las telas mate, sin texturas y sin bordados disimulan cualquier defecto

5. Bueno ademas de estos detalles   deben    tener presente tus características: estilo, tipo de cuerpo, estatura, peso, complexión, edad, personalidad y gusto.

 

DISTINTAS ALTERNATIVAS PARA OBTENER UN VESTIDO DE GRADUACION

Aunque tu sueño sea estrenar un vestido fabuloso el día de tu boda, existen otras alternativas, que www.virtualfiestas.com  Te presenta.

Si el presupuesto del que dispones te permite adquirir un vestido nuevo, tienes dos opciones:

- Comprarlo en un almacén especializado

En un almacén hay varios diseños y precios para escoger. Te los puedes probar y verificar qué modelo te queda mejor. Además, te venden todos los accesorios haciendo juego con el vestido. Finalmente, te ofrecen mayores facilidades de pago por medio de tarjeta de crédito.

- Confeccionarlo a tu medida:

La confección a medida tiene la gran ventaja de ofrecerte un modelo único, completamente a tu gusto, con todos los detalles que siempre soñaste. Requiere de mayor trabajo de tu parte, pues tendrás que escoger el modelo, la modista, las telas, los adornos, etc. Su precio no será necesariamente menor al de un vestido de almacén; al contrario, puede ser mayor dependiendo de tus gustos y exigencias y de la fama del diseñador. Es importante fijar un precio desde el principio para evitar sorpresas.

Si tu presupuesto es más limitado, no te desesperes pues también tienes varias posibilidades:

- Comprar uno de segunda mano:

Hay quinceañeras que por necesidad o practicidad deciden vender su vestido de novia. Aqui hay una buena alternativa

- Alquilar uno a tu gusto:

Existen casas del alquiler de vestidos . Es importante recorrerlos y probar varios modelos. Debes averiguar si te permiten hacerle ajustes para que te quede perfecto, qué sucede si se rompe o pierde, si debes devolverlo lavado o no y en cuántos días. No olvides pedir que te garanticen por escrito que va a estar disponible por lo menos el día antes de la fiesta

 

Hoy en día, muchas niñas acuden con algún costurero-a o diseñador-a y se mandan a hacer su vestido para que éste, no sólo les quede a la perfección de acuerdo a sus características físicas, sino que además refleje su personalidad. Y aunque mandarlo a hacer sólo para ti puede sonar muy caro o difícil de lograr, puede resultar mucho más sencillo de lo que crees.

Por ello, aquí te decimos las ventajas de mandarlo a hacer. Recuerda que es muy importante saber exactamente la fecha, hora, lugar y estilo de boda que tendrás antes de comenzar a buscar tu vestido

1. Cuando mandas a hacer tu vestido con una diseñador-a, la atención se centra en ti, por lo que él o ella, tratarán de confeccionar el vestido de tus sueños, a diferencia de un vestido ya hecho que quizá no te guste al 100% por un pequeño detalle incorregible.

2. Un vestido mandado a hacer puede ser más barato o más caro que uno comprado, dependiendo el tipo de vestido que quieras y del material que quieras que sea. Sin embargo, es más fácil que algún-a diseñador-a se adapte al presupuesto con el que cuentes a que en una tienda te rebajen el precio para que puedas comprar el vestido que tanto te gusta.

3. Puedes CREAR tu vestido diferente a todos los demás y a totalmente a tu gusto. Aunque en una tienda te prometan que un modelo es único (y muchas veces no es cierto), si lo mandas a hacer, no sólo será único, sino que será confeccionado especialmente para ti.

El proceso de creación

Si quieres mandarlo a hacer, puedes sacar cita con algún-a diseñador-a o costurera de tu entera confianza o ver dentro de nuestro Directorio de Servicios los que te ofrecemos. Una vez que estés que los visites, platica con esta persona sobre lo que deseas, crea una imagen de tu boda y dile cómo quieres lucir ese día. Lo mejor sería que fueras con alguna idea de lo que quieres, y que se lo pudieras mostrar ya sea en fotos o en recortes de revista.

El diseñador o diseñadora, deberá decirte lo que puede o no puede hacer con tu presupuesto y debe estar dispuesto-a a recomendar lo mejor para ti. Quizá se tome tres citas para la creación del vestido y tres o cuatro meses par su elaboración. Después vendrán las pruebas de vestido en donde podrás hacer cambios al mismo según como lo vayas viendo.

Un buen diseñador

La persona que te lo diseñe, debe tener en mente que cada mujer es única y por lo tanto, que su vestido debe ser igualmente especial. Si desde el momento en que te entrevistas con ésta, percibes que toma más en cuenta sus intereses que lo que tú estás buscando, sal de ahí inmediatamente y busca a alguien más.

Un buen diseñador debe darte los mejores consejos para que tu vestido quede exactamente como lo quieres, debe oír tus ideas y proponer. Aunque la persona que diseñe sea alguien que no te conozcapara nada, tiene la suficiente experiencia para decirte lo que mejor se te verá.

Por eso, quizá lo más recomendable es que vayas acompañada del menor número de personas posible, porque todo el mundo dará su opinión y lo único que lograrán será confundirte.

                                                   

Los diseñadores son personas que están al tanto de la moda, de los adelantos de la misma, de los diferentes cortes y estilos que se usan, así como de las diversas telas y tonos son que se confeccionan los vestidos de novia. Así que no tengas miedo de preguntarle por lo que se está usando si es que quieres estar ala vanguardia.

Cada diseñador tiene su propio estilo, por lo que puedes ir a visitar a variosy mirar los estilos y modelos que te ofrece; no te vayas sin aclarar todas tus dudas y no te decidas por uno en particular hasta que estés 100% segura de que es él o ella quien te hará el vestido tal cual lo quieres.

Por dónde empezar

Antes de elegir a la persona que hará tu vestido, y para hacer más fácil y rápida la elección del modelo, será mejor que conozcas desde antes, los cortes de vestidos que existen, así como el estilo de mangas, escotes, caudas, telas, así como las aplicaciones que puedes incluir en el mismo.

Si cuentas con poco presupuesto puedes pedir que te hagan un vestido sencillo con una tela no muy cara; recuerda que la tela más barata para hacer un vestido es el shantung, mientras que el satín es una de las más caras.

Después de tener una idea de lo que quieres, busca en revistas algunos modelos de vestidos y recorta los que te agraden. Si encuentras la parte de arriba de un vestido que te guste en una página

Mientras estás en la búsqueda en revistas, contacta a varios diseñadores, platica con ellos y enséñales tus ideas. Quédate con aquél o aquella que más se acerque a lo que estás esperando y recuerda que puede ser probable que esta persona te cambie por completo el estilo que quieres porque quizá no sea el adecuado para ti, así que ¡escucha la voz de la experiencia!.

Antes de quedar con algún diseñador, diseñadora, modista o costurera, para que te haga tu vestido, será mejor que le hagas algunas preguntas como:

• ¿Qué estilo de vestido me recomiendas de acuerdo a mis características físicas, el tipo de fiesta a que tendré y mi presupuesto?

• ¿De qué tela me recomiendas hacerlo?

• ¿Cuánto me costará?

• ¿En cuánto tiempo me lo puedes hacer?

• ¿Cuántas veces tengo que venir? De ser posible agenda de una vez las próximas citas.

• Una vez que esté terminado ¿lo puedes guardar hasta algunos días antes de la fiesta

• ¿Cuentas con accesorios ?

• ¿Qué tipo de accesorios me recomiendas llevar con el vestido que elegí?

• ¿Qué me puedes ofrecer tú que no me ofrezcan los demás?

Si ya elegiste con quién te quedarás, que te den todo por escrito y lo más importante de todo...establece firmemente el día de entrega del vestido de acuerdo a la fecha de la fiesta. Este es un compromiso serio que sólo una persona profesional puede cumplir

Y por último, recuerda que la persona que diseñe tu vestido debe ser como tu mejor amigo-a, así que debes sentirte en confianza con él o ella, aclarar tus dudas, decirle lo que te gusta y lo que no y hacerle saber a cada momento

 

Una vez que has elegido el vestido de tus sueños, será necesario que programes las pruebas en la tienda donde lo compraste o con la persona con la que lo mandaste a hacer.

LA PRUEBA DEL VESTIDO

Aún cuando tu vestido te quede a la perfección, es probable que tengas que hacer dos o tres pruebas para checar que todo esté bien hasta unos días antes la fiesta

Cuando mandas a hacer tu vestido

Si mandarás a hacer tu vestido, es probable que el número de pruebas sea mayor que si te lo compras ya hecho. En este caso, la primera cita, junto con el diseñador-a o costurero-a, deberás decidir el modelo, tipo de tela, estilo, pedrería (si llevará), etc.

De aquí en adelante deberás programar unas cuantas citas para que te lo pruebes:

• Cuando lo corten

• Cuando lo forren

• Cuando se necesiten mirar los últimos ajustes 

Cuando tu vestido no lo compras en tu ciudad

Si te fuiste a otra ciudad o país diferente al tuyo, a comprar tu vestido y no necesitas hacerle ningún cambio ¡qué suerte!. Lo único que te podemos recomendar es que dos semanas antes de tu la fiesta te lo pruebes para que cheques que te queda como el primer día que te lo pusiste.

En realidad, esto no está de más, quien quita que bajes de peso antes de la fiesta y entonces necesitarán meterle un poco. Para esto, será necesario que vayas con una costurera o sastre de tu entera confianza para que te lo arregle en el menor tiempo posible y deberás realizar una última prueba en su taller o estudio para ver cómo te sienta una vez que lo hayan arreglado.

Cuando lo compras en una tienda

En muchas tiendas , muchos de los modelos de vestidos , provienen de otro país, así que cuando lo elijas, quizá lo tengan que importar; de esta forma tendrás que esperar un par de meses a que llegue a la tienda para programar las pruebas.

Una vez que esté en tu ciudad, será mejor que lleves a cabo la primera prueba, para mirar:

• Que sea el modelo que elegiste

• Que sea de la talla que pediste

• Que sea del color o tono en que lo seleccionaste

• Que venga en perfectas condiciones

¿Cuántas pruebas y cuándo?

Si necesitan hacerle algún cambio, arreglo o compostura a tu vestido, será probable que requieras de 3 o 4 pruebas, pero si no, con una o dos, será más que suficiente. Lo recomendable es que éstas comiencen de 3 a 5 meses antes de tu boda, según sea el caso, y que la última se lleve a cabo 1 semana o días antes de la fiesta

Toma en cuenta que si tu vestido te lo hará alguien o requiere de alguna compostura, puede llegar a mancharse, así que deberás tener tiempo suficiente para mandarlo a la tintorería, la cual debe ser especializada en ello, para que te lo dejen ¡como nuevo!.

Por último, recuerda que debes tener mucho cuidado a la hora de hacer las pruebas para no dañar tu vestido y lucir el día de la fiesta¡ como una verdadera princesa!.

importa si tu vestido es comprado o mandando a hacer; será necesario realizar varias pruebas del mismo para lograr adaptarlo a tu silueta y que te quede a la perfección. Al llevar a cabo las pruebas, debes tener mucho cuidado, así como llevar los accesorios necesarios para mirar que el ajuar sea el indicado.

Para que no tengas ningún problema y todo tu ajuar te quede a la perfección, te damos los siguientes consejos para tus pruebas de vestido:

1. Es recomendable que te pruebes el vestido con el pelo recogido si de esta forma lo llevarás el día de tu boda, para ver el efecto del conjunto y mirar  cómo se te ve el escote y el cuello.

Si ya compraste el tocado que usarás, qué mejor que llevarlo a una de las pruebas. No será necesario que te peines tal cual lo harás en tu fiesta, pero simularlo para ver qué tal luce con tu vestido

2. Las distintas pruebas deben hacerse con zapatos de un tacón igual o lo más similar posible al que llevarás en la boda para asegurarse de que el largo de la falda es el correcto.

Si es posible que en la penúltima o última prueba lleves los zapatos que usarás ¡qué mejor!, así podrás comprar que el tono de los mismos sea igual al del vestido. Si te das cuanta que no son iguales, puedes mandarlos pintar. Pide un pedazo de tela en ese color y llévalo al zapatero.

3. Es importante que realices las pruebas de vestido en un lugar que cuente con bastantes espejos para que puedas verte desde todos los ángulos; recuerda que no sólo la parte de enfrente del vestido es lo que debe verse bien. También es buena idea que te subas a una especie de podium o pequeño escalón para que no haya ningún obstáculo que te impida ver cómo luces de pies a cabeza.

4. Al momento de probártelo haz todos los movimientos posibles para mirar cómo lo sientes; fíjate que puedas mover los brazos holgadamente, que no te apriete de ningún lado de forma excesiva, que puedas caminar cómodamente y si eres muy bailarina, que puedas saltar y brincar sin ningún problema; no te importe hacer este tipo de movimientos en la tienda, taller o estudio...bastante dinero estás invirtiendo en ese vestido como para no probar qué tal te queda ¿no?.

5. Si has elegido un vestido muy ajustado o ceñido, deberás tener cuidado con las variaciones de peso, sobretodo de no aumentar en las últimas semanas previas a la boda con tantas fiestas y despedidas de soltera.

6. Es recomendable ir a las pruebas acompañada por alguien que te pueda decir, de forma objetiva si necesita algún arreglo o no, cómo se te ve, si el todo el ajuar combina, etc.    

Si tienes ya la joyería que usarás el día de la fiesta llévala a alguna de las pruebas para ver cómo luce con tu vestido. Recuerda que lo que tiene que sobresalir más es el vestido y no el resto de los accesorios. Así que si te das cuenta que no se ve bien, puedes cambiarla y buscar otra que luzca mejor. Ten en mente que todo tu ajuar debe guardar un equilibrio.

Sólo ten cuidado de probártela una vez que traigas el vestido puesto, para evitar cualquier accidente. Por eso es recomendable que no lleves ningún tipo de pulseras, anillos o collares que se pudieran atorar en el vestido y de alguna forma, echarlo a perder.

8. Al menos la última prueba que realices, será necesario que lleves la ropa interior o lencería que usarás ese día para ver cómo se ajusta el vestido a la misma. Recuerda que debes elegir la lencería adecuada de acuerdo al tipo de vestido que usarás y por favor ¡del mismo color que el vestido!.

9. A ninguna de tus pruebas vayas maquillada, ya que podrías ensuciar el vestido; recuerda que ese tipo de manchas no se quita tan fácilmente de la ropa.

10. Pídele a las personas que te atiendan, que te ayuden a probarte el vestido: primero ponte la crinolina, si usarás, y luego que te coloquen el vestido por arriba, ya que es la mejor y más segura forma de hacerlo.

Recuerda que mientras más elementos lleves a las pruebas de vestido, mayor seguridad tendrás de saber cómo lucirás de pies a cabeza y tendrás suficiente tiempo de cambiar aquello que no luzca bien.

¿Y después de las pruebas?

Una buena idea, será que preguntes desde el principio si en la tienda, estudio o lugar en que hayas comprado tu vestido, lo pueden guardar hasta unos días antes de tu boda para que no lo tengas en tu casa tanto tiempo. No será necesario que lo recojas hasta un par de días antes del gran día.

Mientras tanto, coloca una armella en el techo de algún cuarto para colgarlo y cubre el suelo con toallas limpias o bolsas de plástico para que no se ensucie cuando lo coloques ahí; procura descolgarlo hasta el momento en que te lo pongas para que no se manche ni se arrugue.

Y una vez que te lo pongas, despreocúpate de todo, recuerda que tu graduación y que debes pasártela ¡increíble!.

CONTINUA